Paseo del Buen Pastor: de cárcel a espacio abierto

El Paseo del Buen Pastor, para los cientos de miles de visitantes, muchos de ellos estudiantes universitarios, quizás el buen pastor sólo tenga como significado ser el punto de encuentro y belleza arquitectónica. Jóvenes que llegan a Córdoba desde toda la Argentina y otros países, tal vez aún no se enteran qué había por donde pasarán cientos de veces a lo largo de su carrera. Igual para los turistas, que lo tendrán marcado con su nombre moderno, en su guía de viaje.

Pero las paredes del Paseo del Buen Pastor de Córdoba, llevan más historia de las que muestra hoy su fachada de vidrio, el empedrado moderno y el revoque que corrige las imperfecciones de las marcas que contaban los días de cautiverio, de aislamiento detrás de ese portón pesado, de chapa gruesa, que separaba dos mundos.

No sabía que antes había sido una cárcel de mujeres. La verdad que me sorprende. Un lugar tan bello hoy, donde hoy vengo a tomar mates con mis amigas, y conocer ésto nos hace valorar más las libertades y las luchas actuales. Gimena – Estudiante de La Pampa

Paseo del Buen Pastor, su pasado como cárcel de mujeres

El Paseo del Buen Pastor, hoy convertido en espacio social, cultural, arquitectónico, de arte, expresión y centro de algunos de los eventos gratuitos más convocantes para la sociedad cordobesa, fue hasta hace unos años la Cárcel de Mujeres. Un espacio dedicado, como toda prisión, a retener a aquellas personas en conflicto con la ley.

“No olviden que mientras más oscura esta la noche, más cerca está el amanecer” muros de la cárcel, hoy convertida en paseo.

En sus primeros meses, en el pabellón donde antes se ubicaban celdas y hoy renovado a cero como espacio de exposición cultural y arte, se mostraban algunas fotos de los muros originales. Antes de la importante restauración e intervención arquitectónica, que conservó íntegra la Capilla del Buen Pastor, y los muros principales, personal de cultura e historia realizó tomas fotográficas que permitieran mantener la memoria ante el paso del tiempo.

Las oportunidades de Inversión Inmobiliaria en Nueva Córdoba

El boom de los departamentos: de lo señorial a los jóvenes

El crecimiento del Barrio Nueva Córdoba, dado principalmente por el auge de la construcción de edificios y oportunidad como inversión inmobiliaria, marcaron un cambio de época muy fuerte. Las casonas de estilo más señorial fueron dando paso a edificios más modernos. La compra por inversión y especulación, hicieron que en pocos años un barrio de casas bajas fuera una ciudad dentro de la ciudad.

“Lloro el tiempo gastado sin conciencia porque de esa muerte diaria soy culpable” muros de la cárcel, hoy convertida en paseo.

Nueva Córdoba, el barrio bonito y preferido por muchos

Estar a un paso del centro, literal y peatonalmente, hace que sea muy atractivo para los cientos de miles de vecinos que habitan el Barrio de Nueva Córdoba. Los jóvenes que lo prefieren, por su buena conexión a pocos minutos de caminata con la Universidad Nacional de Córdoba y todas las líneas de transporte público, lo hacen atractivo. Y, muchas personas mayores y profesionales, lo eligen por seguridad y confort.

El proyecto de trasladar la cárcel y construir el Paseo del Buen Pastor

Sin dudas, esta zona requería de hacer cambios, y la Cárcel de Mujeres que estaba donde hoy vemos el Paseo del Buen Pastor, no sólo quedaba desalineada con la nueva dinámica del barrio. Puertas adentro, el deterioro de una instalación que había pasado décadas en función plena, empezaba a reportar necesidades de cambio.

La decisión política de generar un espacio público y abierto en donde antes había una cárcel, fué quizás una de las mejores decisiones que tuvo el gobierno. Hoy lo disfrutamos. Esteban – Futuro Arquitecto

“Viva las tortillitas que ingresen al penal, bienvenidas sean” muros de la cárcel, hoy convertida en paseo.

Centro de Cultura, Expresión, Arte y AMISTAD

A diario, miles de jóvenes pasan por sus veredas, y de vez en cuando, brindan una oportunidad a la exposición de fotos que se muestra en su galería del primer piso. También, la vecina que hoy fue al sanatorio o pagar sus impuestos, suele ingresar a su sala de exposición sobre la esquina de Independencia y San Lorenzo.

También la Capilla del Buen Pastor, a media cuadra sobre la Avenida Hipólito Yrigoyen, también alberga muestras, exposiciones y conciertos varios. Luego, hay 2 restaurantes muy paquetes, uno más formal y de gala, otro más de tapas o picadas, para tragos y cerveza de after office. Y en la planta alta, está BlackSheep, un boliche-pub, que es de los más selectos de la zona.

Pero la verdadera alma del paseo, es la esquina de la calle Buenos Aires y San Lorenzo. Comienza en un extremo con la hermosa vista que brinda la Iglesia de los Capuchinos con sus característicos colores, columnas de formas variables y una mezcla de estilos donde resalta el neogótico. Y aunque su nombre oficial sea Iglesia del Corazón de Jesús, todos la conocemos como “los capuchinos”, y nada tiene que ver con la famosa bebida caliente de origen italiano.

En el otro extremo, bajando hacia el centro de la Ciudad de Córdoba, se encuentra una fila donde abundan bancos de plaza y una pirca que sirve de asiento y apoyo para mates. También bajo las columnas que recuerdan los desaparecidos en el último Golpe de Estado, evocando la memoria de esos jóvenes, hoy hay otros que leen sus apuntes, algun libro propio o prestado.

La galería, también con bancos, da una vista mágica de las aguas danzantes, edificios modernos, cadenas de comidas rápidas, cafeterías. Y si hay suerte, coincidir la mirada con algún creativo publicitario que se asoma a la ventana del edificio del frente en búsqueda de ideas o compartir una sonrisa.

El césped en otro tiempo permitía el picnic, hoy vedado con una cerca de alambre, pero no deja de ser razón de los abusos de quienes pasean sus mascotas o arrancan más pastito del necesario, mientras se pone al día con un amigo real o imaginario.

Sin dudas, el Paseo del Buen Pastor es un edificio que alberga recuerdos, historias y memorias. Pero hoy, producto de la decisión política, la arquitectura y la dinámica social de la juventud, es centro de amistad, cultura y encuentros, donde cualquier excusa es buena para cruzarse con otro o uno mismo, y donde uno valora lo necesario de estos espacios, y que realmente esta bueno tenerlos.

Deja un comentario