Quiénes somos…

NuevaCordoba.com.ar es el resultado de ideas, pero sobre todo, la pasión por crear contenidos hermosos. De dónde somos, de dónde venimos y el lugar a donde queremos pertenecer. Personas que se promueven a ellas, al grupo, y al compartir la experiencia de crear.

Contenidos para la web, con identidad y tonada

Todos los integrantes del proyecto, reconocen que hacemos mucho más que una página web que habla sobre los shows y museos de Córdoba. Perseguimos el objetivo de comunicar, persuadir, seducir, transmitir, y acercarnos a los usuarios, visitantes, clientes y consumidores de nuestros contenidos.

Generamos, de forma innovadora, esporádica, por sorpresa, integrando de forma natural la estrategia y planificación, el renovar o innovar ideas. Somos mucho más que marketing digital y de contenidos sobre Córdoba. Tomas, capturas, escuchamos relatos, nos detenemos en un café y observamos. Somos artistas, genios, pero a la vez humildes y nos manejamos con el criterio de despersonalizar y personalizar a la vez, sin personalismos, pero sí con identidad.

Escribir con tonada. Con la tonada de los cordobeses, ese cantito tan particular, puesto en letras, en colores, en contrastes entre las imágenes de la ciudad y las sierras. Y por nacimiento o adopción, promovemos más que un trabajo, sino la ferviente necesidad de expresarlo, decirlo, pasar el dato, comentarlo. Y ahí todos, empezamos a copiar el ritmo de estos pagos, las formas, y la pasión revolucionaria en todo que transmite el transitar por este suelo.

Generamos nuevas ideas, concretas y plasmadas

Somos inquietos. Nos mantenemos en movimiento.

Flexibles de cuerpo y mente. Sabemos poner el alma en un trabajo, así como también buscar la calma y el silencio en una iglesia del centro, poner en remojo el cerebro con una buena lectura en el banco de una plaza, meditar con hermosas vistas aéreas de la ciudad. Amamos disfrutar del lugar donde estamos, hoy, ahora.

Estar atentos, sin sobrepasarse, viviendo, pero a la vez en permanente búsqueda, aunque sin buscarlo. Pequeños detalles cotidianos que en la vorágine de la rutina se nos escapan, hasta que en ellos reparamos. Esa puerta abierta, ese nuevo lugar que sirve buenas birras. Ahí queremos entrar. Estamos, compartimos, y aún cuando nos vamos nos quedamos con un pedacito ahí meditando en la presentación y presencia, sensación que nos acompaña mientras después redactamos. O lo hacemos ahí mismo: cuadernos, computadora, celular en mano.

Somos sin serlo. Hasta a veces sin comprender qué somos, pero si conociendo muy bien quiénes somos. Y aún sin poder describirlo de forma clara, transmitirlo de manera precisa, sabemos a dónde vamos. Y en ese camino, te invitamos a acompañarnos.